El Boletín de la OMM mostró que la concentración media mundial de dióxido de carbono (CO2) alcanzó las 407,8 ppm en 2018, más de dos puntos arriba que en 2017. Este incremento fue muy similar al observado de 2016 a 2017 después de que los niveles mundiales de CO2 sobrepasaron el umbral de 400 ppm en 2015.

El dióxido de carbono (CO2) aumentó un 147%, el metano (CH4) un 259%, y el óxido nitroso (N2O) un 123%. Estos incrementos hacen que el cambio climático sea más agudo, que las temperaturas suban y que los fenómenos meteorológicos extremos se multipliquen. La última vez que se dio en la Tierra una concentración comparable de este gas fue hace entre 3 y 5 millones de años, cuando la temperatura era de 2 a 3 grados más cálida.

“Nuevamente hemos batido récords en las concentraciones de dióxido de carbono y ya hemos excedido el nivel de 400 ppm que se consideraba un nivel crítico. Esta concentración de dióxido de carbono continúa y continúa, y el aumento del año pasado fue en promedio casi el mismo que hemos estado observando en los últimos diez años” Jefe de la OMM

Desde 1990, el efecto de calentamiento que ejercen los gases de efecto invernadero de larga duración ha aumentado en un 43%, siendo el CO2 el causante de aproximadamente un 80% de ese incremento. El CO2 es particularmente dañino en un contexto de calentamiento global porque permanece en la atmósfera durante siglos y en los océanos por más tiempo.

Si bien mucho se habla del aumento de la concentración de CO2 debido principalmente a la quema de combustibles fósiles y la deforestación, poco se habla de otros gases muy nocivos para la atmósfera. El 60% del metano proviene de actividades humanas, principalmente la cría de ganado por lo que una dieta sin carne sería gran un paso para solucionar parte de este problema. Ya en año 2006 la FAO advertía que el sector ganadero generaba más gases de efecto invernadero, el 18% medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2), que el sector del transporte.

“El ganado es uno de los principales responsables de los graves problemas medioambientales de hoy en día. Se requiere una acción urgente para hacer frente a esta situación.” Henning Steinfeld, Jefe de la Subdirección de Información Ganadera y de Análisis y Política del Sector de la FAO

VER LA NOTA COMPLETA